Una de las muchas preocupaciones al iniciar el largo y maravilloso proceso de crianza y educación de nuestros hijos es su alimentación.

Cada familia tiene sus normas y sus rutinas, sin embargo, para aquellos padres que tienen dificultades a la hora de afrontar la hora de las comidas con sus pequeños, les recomendamos una serie de estrategias.

El ambiente en la casa a la hora de comer debería ser relajado. El estrés y la excitación del niño dificultarán su concentración y convertirán en una tarea dificilísima el darle de comer.

A la hora de servirle la comida, proporciónele porciones con poca cantidad, fáciles de manejar y de asumir a la vista del pequeño.

Atrévase con nuevos alimentos. Acostúmbrele a una dieta variada, está aprendiendo a comer y con ello a descubrir las maravillas de la cocina. Si ve que tiene más dificultades de las esperadas puede probar con incorporar poco a poco nuevos alimentos dentro de una comida que ya le guste.

A todos nos entra la comida por la vista, intente que la comida luzca interesante, con formas y colores atractivos.

Otra herramienta muy eficaz para fomentar el interés y el aprecio del pequeño por la comida es involucrarlo en la preparación. En la medida de lo posible, su participación en la limpieza y elaboración de los alimentos incrementará las posibilidades de un éxito en la comida.

Recuerde que cada plato debe contener un buen aliño de amor y paciencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies